QUÉ DEBEMOS CONOCER DEL MODELO DE VENTAS A CONSIGNACIÓN

El modelo de ventas a o por consignación, es un tipo de ventas en el que el vendedor, también denominado intermediario, minimizando su riesgo de inversión, decide contactar a un proveedor para que, por medio de un acuerdo, se pacte un volumen determinado de ordenes de compra, las cuales serán canceladas a medida que el intermediario venda sus productos.

Este modelo de venta, es cada vez más común en determinados sectores del mercado, en parte porque posibilita mucho mas la subsistencia de pequeños comercios, que no cuentan con grandes volúmenes de ventas.  Hay que aclarar que una de las ventajas, y que precisamente hace de este tipo de ventas algo popular, es que el stock que no logra ser vendido, puede ser regresado al proveedor.

Tipo de negociación

La negociación de la comercialización de estos productos se expresa básicamente a través de un acuerdo.  Este acuerdo es realizado entre el intermediario y el proveedor, en el se estipulan todo lo relacionado con el tipo de productos que serán objeto de la operación comercial, la fijación de precios, facturación y períodos de cobro.  Hay que tener en cuenta a deferencia de otros modelos de venta como lo es la venta al crédito, no es necesario alargar los períodos de cobro.  Me explico, cuando el proveedor vende al crédito, generalmente el debe esperar períodos extensos de tiempo de hasta dos meses para cobrar la mercancía, independientemente de si el vendedor ha vendido sus mercancías.

Por otro lado cuando se vende por consignación, el proveedor puede realizar cobros semanales, o en los periodos que se establezcan en el acuerdo de  venta.  Al mismo tiempo, para el vendedor hay otro aspecto a resaltar y es que el debe procurar lograr el mayor volumen de ventas, sin embargo, no tendrá la presión de vender toda su orden, puesto que en caso de que no logre su meta el puede regresar la mercancía no vendida a su origen.

Formalización del contrato

Para aquellas personas que deseen abrir un negocio de este tipo, hay diferentes puntos que hay que precisar, en primer lugar, se debe realizar un exhaustivo trabajo de campo, revisando las mejores opciones en cuanto a los proveedores disponibles, la calidad de los productos y todo lo relacionado con la logística.  Paralelamente debe verificar la dinámica del mercado objetivo, para que efectivamente se determine la viabilidad de este tipo de negocio.

Pero el punto sobre el que se debe poner mayor énfasis es en la elaboración del contrato, puesto que este determina las condiciones sobre las que se moverá el negocio, por ejemplo, puntos tan importantes como cantidades de artículos, fechas de entrega, procedimiento para las devoluciones, precios de comisión etc.

Finalmente, la idea es que este acuerdo represente un beneficio para ambas partes, y por esto, puede llegar a verse este tipo de contrato como un ejercicio de colaboración.  Esperamos que esta información sea de tu interés y que puedas compartirla en otros espacios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *